BANCA 'En 2015, esto será otra historia', apunta un analista

La crisis baja a la mitad el peso español en el BBVA y el Santander ·         Botín pasó de ganar 2.474 millones de euros en 2007 a 300, y González, de 2.397 a anotar 167 millones

MARISA RECUERO

Madrid

La aportación de España a las cuentas de los grandes bancos tocó fondo. En los últimos siete años, tomando como referencia el periodo de crisis, el peso del negocio español en BBVA y Santander se redujo a menos de la mitad. La división nacional de ambas entidades, respectivamente, apenas representa un 7,7% del beneficio atribuido al grupo BBVA, y un 13% en el caso de Santander.

Al comienzo de la crisis, España aportaba a BBVA un 47% del beneficio

España pasó de ser el país que más dinero daba a BBVA y a Santander a convertirse en el negocio que deterioró sus cuentas. Así, en 2007, el grupo que preside Francisco González registró un beneficio atribuido de 6.126 millones de euros. Casi la mitad de ese dinero procedía de los negocios de BBVA en España y Portugal -el banco no facilitaba los datos desagregados-. En concreto, 2.397 millones, esto es, un 47%, atendiendo a sus informes anuales.

El año pasado, esa cifra fue negativa. La entidad perdió 671 millones, descontados los 1.254 negativos que generó su negocio inmobiliario. No obstante, en el primer semestre de 2014, BBVA consiguió recuperar una quinta parte del peso que tuvo España en sus cuentas de 2007, ganando 162 millones, descontadas las pérdidas inmobiliarias.

El negocio español del Santander representaba el 30% del grupo en 2007

Una situación similar registró el Santander. España llegó a representar el 30% del negocio del grupo hace siete años -2.474 millones-, cuando el banco que preside Emilio Botín se anotó un beneficio de 9.060 millones. En la actualidad, esa contribución representa menos de la mitad que al comienzo de la crisis. En 2013, Santander apenas ganó 100 millones en España, descontados los 635 perdidos en su negocio inmobiliario y sumando el beneficio que le dio Santander Consumer Finance. En lo que va de año, el banco logró recuperarse y sumar 300 millones a sus cuentas semestrales.

Sin duda, cifras que sorprenden, pese a ser "lo típico de cualquier crisis financiera", en palabras de Rafael Alonso, analista de Bankinter especializado en finanzas. Y es que "si te viene una crisis de sobreendeudamiento, los precios de la vivienda se hunden por debajo del 40%, los clientes no pueden pagar, la morosidad sube y los tipos de interés están en mínimos, pocos bancos pueden ganar dinero en esas condiciones", advirtió este experto.

Tomando como referencia los últimos siete ejercicios anuales -desde 2007 a 2013-, Santander vio como su beneficio total disminuía un 51% en ese periodo y BBVA se anotó una caída de sus resultados superior al 63%. "Reino Unido y México [respectivamente] les ha permitido refinanciarse", reconoció Rafael Alonso, que no dudó en asegurar que esta situación va a revertir por las provisiones realizadas por los bancos en estos años.

"En 2015, esto será otra historia", apuntó este analista, y "España va a volver a aportar dinero". No obstante, no hay que pasar por alto que, durante este periodo de crisis, ambas entidades tuvieron que reducir costes para equilibrar sus cuentas. El Santander disminuyó su plantilla española un 15,5% en siete años, pasando de más de 30.100 personas a menos de 25.500 -quedan excluidos los trabajadores de Santander Consumer Finance-. Es más, también hizo una reestructuración de oficinas y redujo la red en España en un 25,4%, quedándose sólo con 3.609 sucursales a cierre del pasado mes de junio.

Por su parte, BBVA redujo en un 3,3% el número de empleados en España, pasando de los 31.106 contabilizados en 2007 a 30.074 en junio. Su red de oficinas disminuyó un 12,7% en ese mismo periodo, registrando una capacidad instalada de 3.137 sucursales en 2014.

Sin embargo, los últimos resultados trimestrales de ambas entidades revelaron que la curva empezó a virar. En poco menos de seis meses, BBVA consiguió que su negocio nacional volviese a contribuir de manera positiva al beneficio del grupo. De no ganar dinero durante los dos últimos años, a contribuir con un 7,7% en las cuentas.

En ese mismo periodo, Santander llegó casi a duplicar la aportación de su división española en relación a un año antes. De representar un 7% del beneficio atribuido al grupo en 2013 a aportar un 13%. "Los bancos son el espejo de sus clientes, y si a un cliente le va mal, pues al banco también". Lo dice un analista financiero que no pasa por alto que la tendencia ha cambiado






Publicado: 18 de Agosto de 2014